Incidencia de infartos al presenciar un partido de fútbol

La emoción al presenciar un partido de fútbol triplica la incidencia de infartos en los hombres

Barcelona, 11 de diciembre de 2008 – Un estudio observacional publicado este año en la revista New England Journal of Medicine con el título “Cardiovascular Events during World Cup Soccer” concluye que ver un partido de fútbol estresante aumenta en más del doble el riesgo de sufrir un evento cardiovascular agudo. Así ante partidos de alta rivalidad que pudieran llevar la emoción del espectador a niveles máximos, como el F.C. Barcelona – Real Madrid que tendrá lugar este fin de semana, podría incrementarse considerablemente el riesgo de cardiopatía aguda, siendo particularmente alto en hombres con enfermedad coronaria previa.

Ante esta situación los investigadores recomiendan adoptar una serie de medidas preventivas que incluyen la administración o el aumento en la dosis de beta-bloqueantes, antiinflamatorios, antiagregantes plaquetarios como el ácido acetilsalicílico a dosis bajas (comercializado en España con el nombre de Adiro®), así como inhibidores de los receptores mediadores del estrés, siempre bajo prescripción médica. También se aconseja adoptar técnicas de relajación.

La Copa del Mundo de Fútbol que tuvo lugar en Alemania entre el 9 de junio y el 9 de julio de 2006 ofreció a los autores del trabajo la oportunidad para investigar la relación entre el estrés emocional y la incidencia de eventos cardiovasculares. Para ello se analizaron prospectivamente los pacientes que en ese periodo contactaron con servicios de urgencias, fueron atendidos por un médico y diagnosticados de alguno de los siguientes problemas: dolor torácico prolongado debido a infarto de miocardio, angina inestable, arritmia cardiaca sintomática y paro cardíaco que requirió reanimación cardiopulmonar o el uso de desfibrilador. La incidencia de eventos cardíacos de los residentes en la región de Munich, excluyendo por tanto a visitantes extranjeros o de otras ciudades alemanas, se comparó con los eventos ocurridos en años anteriores durante periodos control similares, obteniendo finalmente un total de 4.279 pacientes asistidos.

Los días de los partidos en los que jugaba la selección de fútbol alemana, la incidencia media de emergencias cardíacas fue 2,66 veces mayor que durante el período de control (p <0,001). Este dato variaba mucho en función del sexo de los espectadores ya que en el caso de los hombres aumentaba 3,26 veces (p <0,001), mientras que en las mujeres aumentaba solamente 1,82 veces (p <0,001). Los picos de incidencia de eventos cardiovasculares fueron máximos durante las primeras dos horas tras el inicio de cada partido en que jugaba la selección alemana.

Entre los pacientes que tuvieron eventos coronarios, el 47% ya había padecido anteriormente alguna enfermedad coronaria, en comparación con el período de control en que solo el 29,1% de los pacientes presentaba algún evento cardiovascular previo. Por tanto, el riesgo de reinfarto se acentúa especialmente en pacientes con antecedentes de cardiopatía.

Así pues, parece demostrado que ver un partido de fútbol que provoque estrés en el aficionado puede provocar un infarto de miocardio agudo o una arritmia cardiaca sintomática. No es el resultado final del partido el mayor desencadenante de eventos coronarios, sino la intensidad del mismo y la agitación experimentada por el espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario