Evento cardiovascular

El riesgo de evento cardiovascular pasa de ser bajo a moderado/alto a partir de los 48 años en los hombres y de los 57 años en las mujeres según un estudio
Fecha: 29-01-2009
Barcelona, 29 de enero de 2009 – Un estudio publicado recientemente en Heart, revista especializada en cardiología del grupo editorial BMJ, ha determinado la media de edad en la que el hombre y la mujer aumentan seriamente su riesgo cardiovascular. En el estudio participaron 11.232 pacientes británicos, que fueron seleccionados aleatoriamente entre un total de 989.434 cuyos datos electrónicos constan en el archivo The Health Improvement Network (THIN), procedentes de 304 centros de salud de Inglaterra y Gales. Estas personas debían tener edades comprendidas entre 30 y 74 años, no estar tomando ningún tratamiento para la reducción del colesterol o triglicéridos y no tener historial previo de enfermedad cardiovascular.

Los resultados indican que la edad de transición desde un riesgo menor del 10% (riesgo bajo) a un riesgo mayor del 10% (riesgo moderado/alto) de desarrollar enfermad coronaria en los 10 años siguientes se sitúa en 47.8 años en los hombres y 57.3 años en las mujeres.

El objetivo de este estudio transversal titulado “Umbral de edad para el tratamiento habitual con aspirina en la prevención de enfermedades cardiovasculares en pacientes no diabéticos” fue determinar la edad adecuada, ajustada en función del sexo, para iniciar la profilaxis con ácido acetilsalicílico a dosis bajas (comercializado en España con el nombre de Adiro®) para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. Los investigadores afirman que la edad es un factor de riesgo independiente para el desarrollo de enfermedad coronaria y que el tratamiento con dosis bajas de ácido acetilsalicílico debería de considerarse para la prevención primaria de problemas cardiovasculares.

Las directrices europeas vigentes sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares en la práctica clínica recomiendan administrar ácido acetilsalicílico a dosis bajas a todos los pacientes con enfermedad cardiovascular, y a los que presentan un riesgo alto de desarrollarla (riesgo SCORE mayor del 10 % a 10 años) una vez que la presión arterial ha sido controlada. El citado nivel de riesgo SCORE implica una estimación del riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años.


La estratificación del riesgo indica cuándo debe empezar a considerarse la toma de medidas preventivas, como pueden ser la administración de dosis bajas de ácido acetilsalicílico, para evitar que las plaquetas puedan favorecer la obstrucción del flujo sanguíneo en un vaso, en caso de rotura de una placa de ateroma. Sin embargo, a pesar de estas recomendaciones, varios estudios epidemiológicos han demostrado que un gran número de pacientes que deberían recibir antiagregación plaquetaria todavía no la recibe. En vista de esto, varios grupos han abogado por un enfoque más pragmático del tratamiento profiláctico con ácido acetilsalicílico a dosis bajas, basándose en el umbral de edad como el punto de inflexión por sí mismo.

Como conclusión, el artículo establece que en ausencia de riesgos significativos de hemorragia asociados al paciente, la administración habitual de ácido acetilsalicílico a dosis bajas, debería ser considerada en la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares de todo paciente no diabético, hombre o mujer, por encima de los 48 y 57 años respectivamente. En personas con edades inferiores a estos umbrales o mayores de 75 años, la decisión de iniciar el tratamiento antiagregante plaquetario debería basarse en el perfil individual de riesgo cardiovascular de cada paciente.

Referencia bibliográfica: U Bulugahapitiya, S Siyambalapitiya, J Sithole, D J Fernando and I Idris “Age threshold for vascular prophylaxis by aspirin in patients without diabetes” Heart 2008;94:1429–1432


Acerca del ácido acetilsalicílico a dosis bajas en prevención cardiovascular
El ácido acetilsalicílico es uno de los fármacos más ampliamente estudiados en la historia. Hasta la fecha más de 200.000 pacientes han sido reclutados en más de 200 estudios clínicos aleatorizados para evaluar la eficacia y seguridad de este producto, autorizado en 36 países para la prevención primaria de eventos cardiovasculares, y en todo el mundo para la prevención secundaria de estos eventos. Además las guías actuales de práctica clínica, que incluyen las de la Sociedad Europea de Cardiología, la Asociación Americana del Corazón y la Asociación Americana del Ictus, entre otras sociedades médicas destacadas, aconsejan a los médicos que consideren la terapia con ácido acetilsalicílico a dosis bajas para la prevención, tanto primaria como secundaria, de accidentes cardiovasculares.

Según un estudio financiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo diario de dosis bajas de ácido acetilsalicílico puede reducir drásticamente la incidencia de enfermedades cardiovasculares globales, que ya se han convertido en la principal causa de muerte en el mundo desarrollado. Por ello este medicamento ha sido incluido en la lista de Medicamentos Esenciales de la OMS.

También la Asociación Americana del Corazón ha destacado el papel de este fármaco y lo sitúa como piedra angular de la terapia cardiovascular en los últimos años. En 2006, por ejemplo, las guías conjuntas publicadas por esta asociación y la Asociación Americana del Ictus recomendaron la consideración de la terapia con ácido acetilsalicílico a dosis bajas para la prevención primaria del ataque isquémico y la prevención de un segundo ictus en pacientes que habían sufrido un ataque isquémico previo o un ataque isquémico transitorio.

A todo esto hay que añadir el estudio ARRIVE (Aspirina para Reducir el Riesgo de Eventos Vasculares Iniciales), puesto en marcha el pasado año y presentado en el Congreso Europeo de Cardiología 2007. ARRIVE ampliará el gran número de pruebas existentes hasta la fecha sobre los beneficios que una terapia con 100 mg de ácido acetilsalicílico aportaría a los pacientes que presentan un riesgo moderado de sufrir un primer evento cardiovascular. El estudio incluye a más de 12.000 pacientes de más de 400 centros de cinco países: Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos y España. Durante un periodo de cinco años los investigadores observarán el efecto de esta sustancia en la reducción de los casos de infarto de miocardio e ictus mortal y no mortal en pacientes con riesgo moderado de sufrir un primer evento cardiovascular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario