Toviaz® (fesoterodina)

Toviaz® (fesoterodina) llega a España para mejorar la calidad de vida de los pacientes con vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es una patología crónica que afecta a más de 2 millones de españoles

El síndrome de vejiga hiperactiva es una enfermedad infradiagnosticada e infratratada. El 40 por ciento de los pacientes se muestra reacio a visitar al médico por vergüenza, desconocimiento o pudor. Estudios clínicos demuestran que 8 de cada 10 pacientes tratados con fesoterodina mejoran sus síntomas.

Madrid, 29 de enero de 2009.- Los pacientes con síndrome de vejiga hiperactiva disponen de un nuevo tratamiento para mejorar los síntomas de esta enfermedad crónica, infradiagnosticada e infratratada. Toviaz® (fesoterodina), puesto a disposición de los pacientes por Pfizer, está indicado para la mejora de los síntomas asociados a dicha patología, como son el aumento de la frecuencia urinaria (orinar más de 8 veces al día), la urgencia (necesidad repentina de orinar) y la incontinencia por urgencia (pérdida involuntarias de orina asociadas a la urgencia)4.

Fesoterodina actúa suprimiendo las contracciones vesicales y, en consecuencia, reduciendo significativamente el número de micciones y de episodios de incontinencia urinaria por urgencia al cabo de 24 horas. Asimismo, aumenta el número de días de continencia por semana y mejora de la capacidad de la vejiga2,3. Con fesoterodina “se amplían las opciones terapéuticas de estos pacientes y se mejora su calidad de vida al percibir mejorías evidentes de los síntomas a las dos semanas desde el inicio del tratamiento”, señala el doctor Joaquín Carballido, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda de Madrid.

Actualmente, de los 2 millones de españoles con vejiga hiperactiva, “tan sólo 7.000 están siendo tratados”, según la Asociación Nacional de Osteomizados e Incontinentes (ANOI). Esto significa que “más de 1.300.000 personas continúan utilizando un absorbente (pañales e incluso compresas de tela) como método paliativo”, indica Carmen Chacel, presidenta de la ANOI.

Sentir la urgencia de ir al baño más de 8 veces al día o desvelarse varias veces por la noche por la necesidad de orinar, son algunas de las repercusiones negativas sobre los hábitos de vida que sufre un 75 por ciento de los pacientes.

Ausencia de calidad de vida

“El desconocimiento de la incontinencia por parte de la sociedad y las molestias que causa el hecho de estar todo el día mojada hacen que los pacientes con vejiga hiperactiva no tengan calidad de vida”, afirma Carmen Chacel. “Estos enfermos sufren molestas irritaciones, sienten vergüenza del olor a orina, necesitan cambiarse de ropa interior varias veces al día y viven bajo la presión de evitar orinarse encima”, continua señalando. Estas situaciones cotidianas a las que se enfrentan estos pacientes podrían mejorar con un tratamiento adecuado.

Tratamientos farmacológicos: aliados del paciente con vejiga hiperactiva

“El síndrome de vejiga hiperactiva es una enfermedad que puede ser controlada con un tratamiento farmacológico de por vida, al igual que la diabetes”, asevera Carmen Chacel. Sin embargo, el 40 por ciento de los pacientes se muestra reacio a visitar al médico, ya sea por vergüenza, desconocimiento o pudor a hablar de ello. Consideran que lo que les ocurre se debe al proceso normal del envejecimiento o porque tienen una percepción errónea de los síntomas. Todo ello hace que, hoy por hoy, la vejiga hiperactiva sea una patología infradiagnosticada e infratratada.

Según el doctor Carballido, “los diversos tratamientos de la vejiga hiperactiva deben ser diseñados de manera individualizada en función del tipo de molestias, síntomas e intensidad”. Para este facultativo, “los medicamentos antimuscarínicos son la piedra angular del tratamiento, destacando la fesoterodina por sus características farmacocinéticas y por presentar la opción más predecible y que permite mayor flexibilidad de dosis”.

Fesoterodina está disponible para adultos bajo prescripción médica en comprimidos de liberación prolongada de 4 y/o 8 miligramos que se administran en dosis única4, lo que facilita el cumplimiento terapéutico necesario para la mejora de los síntomas.

Los estudios clínicos demostraron la eficacia y buena tolerabilidad del tratamiento por parte del paciente2,3. Cerca de 8 de cada 10 pacientes tratados con Toviaz® consideraron que habían mejorado sus síntomas1,2,3. “La evidencia clínica demuestra una elevada eficacia de fesoterodina en dosis de 8 mg acompañada a una baja incidencia e intensidad de efectos secundarios”, según el doctor Carballido.

La vejiga hiperactiva es una patología crónica común en la población general, afectando a mujeres y a hombres mayores de 40 años en un 23,6 por ciento y un 15,4 por ciento respectivamente5, “aunque con grados de intensidad variables y menor número de episodios de incontinencia entre la población masculina”, apunta el doctor Carballido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario