artritis reumatoide

Las nuevas técnicas de imagen permiten a los reumatólogos tratar la artritis reumatoide de un modo precoz, deteniendo el daño estructural

  • La ecografía con modo Doppler y la resonancia magnética ayudan a valorar la progresión del daño estructural y permiten realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad.
  • Las pruebas de imagen resultan también clave para valorar la eficacia de los tratamientos en los pacientes con artritis reumatoide.
  • En Cataluña existen unidades especiales de artritis, donde el diagnóstico de esta enfermedad se ha acortado de manera decisiva para los pacientes.

Barcelona, 9 de marzo de 2009.- “Las técnicas de imagen que se están utilizando en la actualidad en la mayoría de los hospitales de referencia de Cataluña han conseguido detectar precozmente la artritis reumatoide y disponer, de este modo, de un mejor tratamiento para estos enfermos”. Así lo puso de manifiesto el doctor Jordi Carbonell, jefe del servicio de Reumatología del Hospital del Mar de Barcelona durante el II Curso de Imagen en Artritis Reumatoide que se ha celebrado en Barcelona con el patrocinio de Wyeth. “Las técnicas de imagen nos aportan la posibilidad de realizar un diagnóstico de seguridad de forma más precoz, y esto facilita que podamos aprovechar lo que llamamos ‘ventana de oportunidad’, es decir el momento en que la artritis está en su inicio, al obtener la seguridad del diagnóstico en fases muy iniciales, cuando aún no se han producido cambios radiológicos”, afirma el especialista.

La técnica de diagnóstico que se utilizan en la actualidad es la radiología convencional, “que sigue siendo un buen instrumento de diagnóstico especialmente para evaluar el daño de la progresión del daño radiológico y para tener la seguridad de que los tratamientos que se están utilizando son los tratamientos que realmente están deteniendo las alteraciones estructurales de la articulación”, apunta el doctor Carbonell.


Sin embargo, para evaluar el diagnóstico en fases muy tempranas “y tener la seguridad de un diagnóstico adecuado en este momento empleamos la ecografía, especialmente con modo Doppler, que nos permite tener la evidencia de la existencia de sinovitis sin cambios radiológicos. La otra técnica, muy eficaz, que utilizamos es la resonancia magnética que nos permite obtener evidencias de seguridad de existencia de sinovitis activa en las articulaciones y, por tanto, tener la posibilidad de iniciar un tratamiento de manera muy precoz”, destaca el especialista.



Por su parte, el doctor Emilio Martín Mola, jefe del servicio de Reumatología del Hospital La Paz, destaca la importancia del diagnóstico por imagen, especialmente en los pacientes en los que se sospecha que puede haber todavía un grado de actividad: “Las nuevas técnicas de imagen consiguen un diagnóstico precoz del daño articular, detectando su progresión y definiendo la remisión, lo que permitiría hacer una evaluación del paciente en un menor plazo”, apunta.


No obstante, el doctor Martín Mola matiza que no es necesario utilizarlas de manera generalizada, puesto que en la actualidad la exploración clínica, la analítica y la radiografía suelen ser suficientes para el diagnóstico y seguimiento de la artritis reumatoide. “En los casos en los que hay duda se suele utilizar además la ecografía y de manera excepcional, la resonancia magnética”.


La utilización de estas técnicas, asegura el doctor Carbonell, también resultan clave para valorar la eficacia de los tratamientos a los pacientes de artritis reumatoide. “En estos momentos hay muchísimos protocolos de investigación en marcha para poder evaluar la eficacia de los tratamientos en formas muy iniciales tanto con ecografía como con resonancia, con lo que podemos también evaluar la eficacia de los tratamientos incluso antes de que haya cambios radiológicos”.


Técnicas más utilizadas en Cataluña

La ecografía con modo Doppler es una técnica que está actualmente en manos de los reumatólogos y por tanto es muy accesible, asegura el doctor Carbonell. La resonancia magnética, por su parte, “es una técnica más estandarizada, aunque no está en todas partes, pero que tiene mucha utilidad en aquellos centros que disponen de ella”. El tiempo de detección va a depender por tanto de la estructura de los centros hospitalarios, asegura este especialista. “Afortunadamente en Cataluña existen Unidades de artritis precoz, consultas especiales en las cuales el acceso de pacientes con sospechas de artritis es rapidísima. En ellas, los médicos están especialmente entrenados y pueden poner en marcha pruebas biológicas y de imagen que permiten tener la seguridad del diagnóstico en fases muy iniciales”, resalta.


De esta manera, el tiempo de diagnóstico se ha acortado de forma decisiva “y en los centros donde se dispone de estas unidades, al acortarse el diagnóstico de forma tan significativa se pueden poner en marcha los tratamientos mucho antes, con lo cual estamos deteniendo la actividad de la enfermedad en muchísimos enfermos”, destaca el jefe de Servicio de Reumatología del Hospital del Mar.


La mayoría de los centros hospitalarios de referencia en Cataluña disponen de ecógrafos, y por lo tanto se pueden hacer las ecografías diagnósticas en modo Doppler, asegura el doctor Carbonell: “La disponiblidad de resonancia magnética es algo más limitada pero también es accesible en muchos centros hospitalarios de tercer nivel. Además, todos los servicios hospitalarios de tercer nivel de Cataluña disponen de Servicio de Reumatología con especialistas en Reumatología, en este momento, en casi todos los hospitales comarcales, por lo que la accesibilidad al reumatólogo es ahora mismo muy alta para los enfermos con sospecha de artritis”.


Incidencia de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica del sistema inmunológico, que cursa en brotes y ataca a las articulaciones causando dolor crónico y daño estructural. Si la enfermedad se deja sin tratar, el daño articular suele progresar. Así, se inflaman varias articulaciones del cuerpo, produciéndose hinchazón, dolores y sensación de entumecimiento o dificultad de movimiento, principalmente a primera hora de la mañana, con una pérdida de funcionalidad. Suele aparecer en individuos de mediana edad -entre los 40 y 50 años-, y con más frecuencia en mujeres que en hombres, en una relación de 3 a 1. Se calcula que 200.000 personas la padecen en toda España.


El diagnóstico precoz y una evaluación precoz de la respuesta al tratamiento son fundamentales para evitar el deterioro de las articulaciones, especialmente a la luz de los resultados que están consiguiendo las terapias biológicas, una familia de fármacos que actúan directamente contra los mecanismos que provocan la inflamación. “Los fármacos biológicos consiguen una parada de la progresión radiológica. Además se ha visto que en algunos casos, incluso, hay una reparación de la erosión articular, impensable con la terapéutica clásica”, asegura el doctor Martín Mola. Este especialista recuerda, además, que estas terapias “son la elección para los pacientes que no responden a la terapéutica clásica, ya que está demostrado que la erosión y la destrucción de la articulación se frena o se retrasa mucho, especialmente si se combina con metotrexato”. Sin embargo, “es necesario insistir en que una parte importante de los pacientes con artritis reumatoide se controla con los tratamientos tradicionales”, concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario