Declaración del Gobierno con motivo del Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

Declaración del Gobierno con motivo del Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

El 21 de marzo, Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down, ofrece una nueva oportunidad para celebrar que nuestra sociedad es cada vez más inclusiva y más abierta. Que se ha ido generalizando entre nosotros una nueva visión de la discapacidad que enfatiza de un modo cada vez más firme su dignidad como personas, su igualdad de derechos y el reconocimiento de sus capacidades.

Este cambio social está haciendo posible que, desde la invocación de los derechos fundamentales y desde su condición de ciudadanos, las personas con discapacidad puedan reivindicar el derecho igualitario a perseguir las oportunidades que la vida le ofrece a cada individuo, a prosperar mediante la educación y a integrarse en la sociedad a través del empleo, demandando el derecho a participar y el derecho a contribuir.

Pero los individuos sólo pueden reconocer sus derechos si previamente los conocen. Esa es una de las misiones de la escuela: forjar ciudadanos conscientes de sus deberes para con la sociedad y conscientes también de sus derechos. Ciudadanos que hagan suyos los valores que sustentan la convivencia en democracia; que aprendan a comprender y a respetar la diversidad, en una sociedad cada vez más plural y, por lo tanto, más rica. Ciudadanos que puedan crecer en su entorno y que en él puedan establecer relaciones de igualdad, de reciprocidad y de respeto.

Para que todos los niños y niñas con Síndrome de Down tengan las mismas oportunidades debemos aceptar que todos los niños son diferentes, que cada uno es un caso único y especial, con unas necesidades singulares. Y que por eso el sistema escolar debe adaptarse a las necesidades de cada uno, a sus capacidades y a sus intereses para poder desarrollar al máximo el potencial de todos.

Aumentar la formación de las personas con Síndrome de Down es vital para conseguir su plena integración laboral. Aún queda un largo camino por recorrer para aumentar las tasas de actividad y de ocupación, mejorar la calidad del empleo, dignificar las condiciones de trabajo y combatir activamente la discriminación laboral.

Por eso, el gobierno ha puesto en marcha el Plan de Acción para la Estrategia Global de Empleo y Discapacidad, cuyo principal objetivo es lograr la plena integración de estos ciudadanos en la vida económica, social y cultural de nuestro país a través del empleo, lo que sin duda contribuirá a promover su independencia y autonomía personal.

Todo este proceso de cambio no habría sido posible sin la participación y la colaboración del movimiento asociativo de la discapacidad, con el que el Gobierno mantiene un estrecho diálogo que se traduce en su participación activa en el diseño y desarrollo de las políticas sobre la discapacidad. Colaboración que se ha visto reforzada en este año con la creación de la Comisión de Seguimiento para la Agenda Política de la Discapacidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario