La migraña de visión causa el 5% de los infartos cerebrales en jóvenes

La migraña con trastornos de visión causa el 5% de los infartos cerebrales que se producen en jóvenes
Los ataques severos de migraña con aura, nombre con el que se conoce a este tipo de jaqueca, ocurren con más frecuencia en menores de 40 años - Actualmente Aspirina es tratamiento de elección en estas migrañas
Habitualmente, la mayoría de los pacientes con migraña no tienen ningún signo de advertencia antes del ataque, pero en algunos casos el dolor de cabeza viene precedido por trastornos de tipo visual (pérdida de la visión, ver puntos o líneas...) o de otro tipo. Es lo que se conoce como migraña con aura, responsable del 5% de los infartos cerebrales o ictus que se producen en personas menores de 45 años. Son datos aportados por el Prof. Hugo Liaño, Jefe de Neurología del Hospital Puerta de Hierro y Profesor de Neurología de la Universidad Autónoma de Madrid, en el marco del IX Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM) y en el transcurso de la conferencia “Crisis agudas de migraña“, quien además ha destacado el papel cada vez más relevante de Aspirina como tratamiento de elección en este tipo de patología.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que la migraña con aura puede ser un factor de riesgo independiente para el ictus y, además, según ha señalado el Prof. Liaño, “los infartos migrañosos representan cerca del 1% de los infartos cerebrales totales que ingresan en un hospital“ .

Esto ocurre especialmente en el grupo de población correspondiente a adultos jóvenes, ya que si bien la migraña puede aparecer a cualquier edad, hasta en el 50% de los casos son personas menores de 20 años quienes experimentan esta patología y sus efectos secundarios por primera vez. Por otro lado, los ataques severos de migraña ocurren con más frecuencia hasta los 40 años, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), y particularmente en mujeres, donde la migraña es de dos a tres veces más frecuente que en hombres.

Los expertos coinciden en la importancia de un diagnóstico precoz y la aplicación de tratamientos “que sean eficaces contra el dolor y otros síntomas que acompañan a un episodio de migraña con aura, que reduzcan el riesgo de ictus y que disminuyan la frecuencia de ataques en los casos de elevada incidencia de crisis”.

Según el Prof. Liaño, “no sólo interesa reducir el número de episodios cuando se repiten muy a menudo, sino también tratar eficazmente las crisis de migraña con aura, sobre todo cuando el aura implica debilidad, pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo o dificultades para hablar, porque estos pacientes tienen mayores posibilidades de sufrir un infarto cerebral”.

Aspirina, tratamiento de primera elección
Actualmente Aspirina (ácido acetilsalicílico) cobra cada vez un papel más importante en este sentido, ya que en determinadas dosis y presentaciones –como el formato efervescente, que permite una absorción más rápida en el organismo- es tratamiento de elección en las crisis de migraña con aura.

Este fármaco aporta “una serie de ventajas sobre cualquier otra opción, como el hecho de que no produce vasoconstricción, reduce la agregabilidad de las plaquetas en la sangre, y protege de embolismos en casos de FOP. Además de su eficacia, es un fármaco de bajo coste”.

Por todo ello, y por las evidencias científicas que existen en este sentido, como sendos estudios aparecidos recientemente en las revistas Journal of Neurology y Current Opinion in Neurology respectivamente, el Prof. Liaño afirma que “salvo contraindicaciones específicas, la primera opción en el tratamiento de la crisis de migraña con aura y en muchos casos de la variedad sin aura, debe ser la administración de 1000 mg de Aspirina Efervescente, ya que permite una absorción más rápida, actúa antes y aporta un alivio más inmediato de los síntomas”.

La migraña, un elevado coste económico y social
La migraña o jaqueca es mucho más que un dolor de cabeza, es un trastorno complejo que actualmente afecta a más de 5 millones de españoles, de los cuales unos 4 millones son mujeres. Este 12% de la población sufre por término medio dos ataques de migraña al mes, cuya duración puede ser desde unas pocas horas hasta los tres días, aunque lo habitual es que duren unas 8 horas.

La migraña es una enfermedad neurológica clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las patologías más discapacitantes. Su coste personal y social es considerable en términos de bienestar y calidad de vida, así como de rendimiento laboral. Así, se calcula que la población con migraña provoca un gasto sanitario directo por medicaciones 4,5 veces superior al resto de la población. Es más, el concepto por baja laboral es 5 veces mayor y el de baja productividad 13 veces superior comparado con las personas sin migraña.

La migraña con aura habitualmente viene precedida por un conjunto de síntomas que en la mayoría de los casos se experimentan como una distorsión en la visión, como por ejemplo ver un patrón multicolor en zigzag que crece desde un pequeño punto hasta cubrir una buena porción del campo visual de ambos ojos. Normalmente dura menos de 60 minutos y el dolor de cabeza puede comenzar desde poco después de comenzar a experimentar el aura hasta 60 minutos luego de su desaparición. Un aura puede ser cualquier síntoma neurológico complejo, por lo cual algunas personas experimentan, en lugar del aura visual, una sensación de cosquilleo o distorsiones de otras regiones del cerebro, como la habilidad para el habla o el olfato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario