La quelación

La quelación logra aumentar la supervivencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes con Síndromes Mielodisplásicos (SMD)

Más del 90% de los pacientes con SMD requiere transfusiones sanguíneas. Dichas transfusiones originan sobrecarga de hierro, lo que puede provocar fibrosis, cirrosis hepática, diabetes o miocardiopatía, complicaciones que empeoran enormemente la calidad de vida
El único tratamiento farmacológico eficaz para eliminar el exceso de hierro es un quelante que ayuda a eliminarlo a través de la orina y/o de las heces
Los Síndromes Mielodisplásicos (SMD), motivados por una formación defectuosa de los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, así como de las plaquetas, constituyen la enfermedad hematológica más común en adultos mayores de 60 años


Madrid, 5 noviembre de 2009 – Más del 90 por ciento de los pacientes con Síndromes Mielodisplásicos (SMD) requiere de transfusiones de sangre de forma periódica para poder mantener su capacidad de rendimiento y su calidad de vida. Con cada transfusión, el organismo recibe hierro, una sustancia imprescindible, pero cuando su concentración es elevada se convierte en tóxica para el organismo y puede poner en riesgo la salud. Sin embargo, tal y como explica la doctora Regina García, del Servicio de Hematología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga y participante en el Congreso de Enfermería Hematológica que se acaba de celebrar en Torremolinos, “la adecuada administración de un tratamiento quelante consigue eliminar el exceso de hierro del organismo y con ello las complicaciones asociadas, de manera que, como ya han demostrado varias investigaciones, no sólo mejora la calidad de vida de los pacientes sino que además se aumenta su supervivencia”.

Si la sobrecarga no se trata adecuadamente pueden surgir graves problemas motivados por la insuficiencia funcional de algunos órganos. “Así, si el hierro no se elimina del organismo, se acumula en diferentes tejidos de la piel, el hígado, el corazón, el páncreas, glándulas endocrinas o las articulaciones y puede conllevar una propensión a infecciones recurrentes”, añade esta experta. La fibrosis, cirrosis hepática, diabetes o miocardiopatía, son algunas de las complicaciones que pueden producirse y empeoran enormemente la calidad de vida.

Como explica la doctora García, “el hierro libera gran cantidad de radicales libres que producen la disfunción celular y la muerte de la célula. Concretamente, por cada bolsa que se trasfunde, el paciente recibe 0,25 gramos de hierro. Esta circunstancia hace a su vez que si existe un exceso de hierro las transfusiones que recibe el paciente sean menos efectivas y empeoren el Síndrome Mielodisplásico”.


Quelar a tiempo
Los Síndromes Mielodisplásicos son un grupo de enfermedades que se caracterizan por la incapacidad de la médula ósea de producir células sanas debido a predisposiciones genéticas, quimioterapia previa, radiación, exposición a sustancias químicas tóxicas o infecciones víricas. Se trata de estados preleucémicos motivados por una formación defectuosa de los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, así como de las plaquetas. Su incidencia anual de 7 casos por 100.000 personas y son las enfermedades hematológicas más comunes en adultos mayores de 60 años.

Aunque hay pacientes con Síndrome Mielodisplásico que antes de iniciar las transfusiones ya presentan unos depósitos altos de hierro debido a anomalías genéticas u otras causas, es alrededor de 20 transfusiones cuando es evidente una concentración alta de hierro. “Por ello, es necesario controlar periódicamente en estos pacientes el nivel de sobrecarga férrica. Lo habitual es realizar cada tres meses un análisis en el que se determina la concentración de ferritina sérica en el organismo, un marcador que aumenta o disminuye de manera similar al almacenamiento de hierro. Así, en pacientes con SMD que reciben transfusiones, si la concentración de ferritina sérica es superior a 1.000 ng/ml y siempre que sus expectativas de vida superen los 6 meses-1 año se debe administrar un tratamiento quelante”, indica la doctora García.

Mediante el tratamiento quelante, un agente se une al hierro del organismo y de los tejidos y ayuda a eliminarlo a través de la orina y/o de las heces. “En este sentido”, explica la doctora García, “la duración del tratamiento quelante está en función de los requerimientos transfusionales, de la gravedad de la sobrecarga y de la eficacia del quelante, aunque en general esta terapia tiene que ser a largo plazo”.

Mejoras en la adherencia terapéutica
El tratamiento quelante estándar requería infusiones cada noche que se administraban mediante una aguja y una bomba de infusión, y que con frecuencia duraban 8-12 horas durante 5-7 noches a la semana mientras el paciente siguiera recibiendo transfusiones de sangre o tuviera un exceso de hierro en el organismo.

“Hoy en día”, explica esta experta, “la gran novedad es la disponibilidad de un tratamiento quelante oral, que aporta más comodidad para los pacientes y, en consecuencia, hace que el seguimiento y cumplimiento de la terapia sean mejores y éstos dispongan de una mejor calidad de vida. En cualquier caso, el correcto diagnóstico y tratamiento de la sobrecarga férrica favorecerá una menor morbilidad y mortalidad del paciente”.

Acerca de Exjade®
Exjade® (deferasirox) ha sido aprobado en España como tratamiento oral con una administración diaria para la sobrecarga de hierro debida a transfusiones. La incorporación de Exjade® al arsenal terapéutico representa un significativo avance en la calidad de vida de los pacientes ya que en comparación al tratamiento con deferoxamina, el anterior estándar, aporta una mejora en el cumplimiento. En una sola toma se consigue igual efectividad, es decir, los estudios que han llevado a su aprobación por parte de la Comisión Europea, han demostrado que deferasirox es tan eficaz como la deferoxamina y con un buen perfil de seguridad.


Este comunicado contiene ciertas informaciones anticipadas sobre el futuro, concernientes al negocio de la Compañía. Hay factores que podrían modificar los resultados actuales.

Sobre Novartis
Novartis AG proporciona soluciones para el cuidado de la salud con vistas a responder lo mejor posible a las necesidades cambiantes de los pacientes y las sociedades. Enfocado en exclusiva en la atención sanitaria, Novartis ofrece una cartera diversificada para cumplir mejor estas necesidades: medicamentos innovadores, vacunas preventivas, herramientas de diagnóstico, fármacos genéricos para ahorrar costes, y productos de consumo en este ámbito. Novartis es la única compañía con posición líder en estas áreas. En 2008, las operaciones de continuidad del Grupo alcanzaron ventas netas de 41,5 billones de dólares americanos e ingresos netos de 8,2 billones de dólares. Aproximadamente 7,2 billones de dólares se invirtieron en actividades de I+D en todo el grupo. Con sede central en Basilea, Suiza, las compañías del Grupo Novartis emplean aproximadamente a 98.000 colaboradores a tiempo completo y opera en unos 140 países en todo el mundo. Para más información, visite http://www.novartis.com. y www.novartis.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario